Instante

Al terminar el discurso unos puntos suspensivos caen despacio de su boca. Su rostro impávido se quiebra, solo durante un segundo. Toma aire e intenta parecer firme pero la solidez de sus palabras de pronto se torna en una dulce melaza que acaricia los oídos de Juan. «Esta vez estoy segura, voy a marcharme», dice Leer más…

Debí saber que te irías

Debí saber que te irías. Llegaste como aire templado que pronunciaba versos, aire que entró en mi oídos, en mis ojos, en mi nariz y en mi boca, aire que acarició mi cuerpo y se convirtió en huracán azotando mi alma con tus dulces maneras. No lo supe entonces, y días después te marchabas diciendo Leer más…

A ti

Puede que la vida nos regale muchos años. Años compuestos de meses, cargados de días, con cientos de horas, repletas de aire. Aire que cubre nuestra atmósfera. Aire frío, aire templado. Aire para vivir. También puede que decida que ya ha sido suficiente. Puede que mañana nos mande un coche a toda velocidad, un salto Leer más…