A ti

Puede que la vida nos regale muchos años. Años compuestos de meses, cargados de días, con cientos de horas, repletas de aire.

Aire que cubre nuestra atmósfera.
Aire frío, aire templado.
Aire para vivir.

También puede que decida que ya ha sido suficiente. Puede que mañana nos mande un coche a toda velocidad, un salto en el corazón o una mala caída. Un corte imprevisto a nuestra existencia. Un adiós con corta fecha de caducidad.

La pena de todo esto es no saber cuánto aire nos queda, ¿verdad? Lo usaríamos de manera bien distinta.

Todos sabemos que no es igual disponer de cinco horas de oxígeno, que quizás gastaríamos en estar al lado de los que más queremos, disfrutando de las bromas compartidas, de la calidez de sus abrazos y del olor a familia; que disponer de cuarenta y ocho, en las que además nos permitiríamos el lujo de ir a ese restaurante que tanto nos apetecía o ver aquella otra exposición.
Tampoco es igual disponer de esas cuarenta y ocho, que de trescientas sesenta, en las que puede que nos atreviésemos a visitar esa ciudad que tantas ganas teníamos, a llamar a esa persona con la que tenemos una charla pendiente o a poner en papel esos versos que siempre hemos llevado dentro y nunca nos atrevimos a escribir.
La cosa también varía si dispongo de mil quinientas. O, puestos a pedir, tres mil. Uf, tres mil horas. ¿Lo imaginan? Ahí sí que iríamos al crucero, nos daríamos el capricho de no madrugar los sábados para limpiar, y hasta podríamos apuntarnos a esas clases de pintura a las que siempre quisimos asistir pero no lo hicimos por falta de tiempo.

Por falta de tiempo, curiosa paradoja.

Ahora estás leyendo esto. El oxígeno llena lentamente tus pulmones. Inspira, expira, inspira, expira…

Pero ahora dime, y tú, ¿qué vas a hacer con tu aire?

5 comentarios en “A ti

  1. Me ha encantado la fluidez con la que salen las palabras que te envuelven en la lectura y automáticamente te hace reflexionar.

  2. Me ha encantado!! Se lee muy rápido y fácil, pero a la vez sientes que necesitas releer las frases para encontrarle un sentido más profundo, otro completamente diferente o simplemente reforzar la idea en tu cabeza. Me ha recordado a un libro llamado La biblioteca de los muertos, lo has leído?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *